martes, 5 de enero de 2016

LOS REYES MAGOS EN LA RESIDENCIA DE LAS HERMANITAS DE LOS POBRES.

LA ILUSIÓN DE TODOS
Hemos pasado una tarde muy feliz con la presencia de los Reyes Magos. Han traido regalos y felicidad para todos.
Señor Jesús: que a imitación de los Magos de Oriente
vayamos también nosotros frecuentemente
a adorarte en tu Casa que es el Templo
y no vayamos jamás con las manos vacías.
Que te llevemos el oro de nuestras ofrendas,
el incienso de nuestra oración fervorosa,
y la mirra de los sacrificios que hacemos para permanecer fieles a Ti,
y que te encontremos siempre junto a tu Madre Santísima María,
a quien queremos honrar y venerar siempre
como Madre Tuya y Madre nuestra.
Amén.
 


Los niños le han cantado un villancico al Niño Jesús. 
Tres pastelitos llevaré, para María y José
y a Jesús que aún es chiquitito un trocito le daré.
 

 Regalos para los niños y los residentes. 
 

 Gracias a todas ellas, las Hermanitas de los Pobres, un ejemplo a seguir. 
 Y a los empleados de la Casa. 
Que este año se cumplan la ilusión de todos nosotros.

 Como el día de hoy es mágico así acabamos, con paloma y todo.


-Yo soy Gaspar. Aquí traigo el incienso.
Vengo a decir: La vida es pura y bella.
Existe Dios. El amor es inmenso.
¡Todo lo sé por la divina Estrella!

-Yo soy Melchor. Mi mirra aroma todo.
Existe Dios. Él es la luz del día.
La blanca flor tiene sus pies en lodo.
¡Y en el placer hay la melancolía!

-Soy Baltasar. Traigo el oro. Aseguro
que existe Dios. Él es el grande y fuerte.
Todo lo sé por el lucero puro
que brilla en la diadema de la Muerte.

-Gaspar, Melchor y Baltasar, callaos.
Triunfa el amor y a su fiesta os convida.
¡Cristo resurge, hace la luz del caos
y tiene la corona de la Vida!
 

Rubén Darío
FELIZ EPIFANÍA DEL SEÑOR.