sábado, 11 de abril de 2015

... una noche de claveles y de luna...

Sentrañas mías. Rafael de León. (1940)






Lo dejé que se acercara hasta mi vera
una noche de claves y de luna
y que bajo, muy bajito, me dijera
lo que nunca, según él,  dijo a ninguna.
Sus palabras repicaron en mi oído
lo mismito que repican las campanas;
y fue Sábado de Gloria
en las rosas de coral de mi ventana,
cuando le escuché esta copla,
mientras iba despertando la mañana.